Noticias

Como usar tu Kit de inicio

Categorías


 

El acto de usar un vapeador o cigarrillo electrónico se conoce como vapear. No es un tratamiento para dejar de fumar, pero puede ayudar a personas fumadoras que quieran dejar o reducir el consumo de tabaco, ya que, al inhalar el vapor que produce el vapeador, pueden disfrutar de una sensación similar al acto de fumar. No está recomendado a menores de edad, personas no fumadoras ni embarazadas.


Según la definición recogida en la Wikipedia
Un cigarrillo electrónico (también llamado “eCig”, “eCigarro”, “eCigar”, “Vaporizador Electrónico” o “Vapeador”) es una alternativa al cigarrillo, destinada tanto a quienes desean seguir fumando sin inhalar las sustancias nocivas del tabaco, como a las personas que, cuando están fumando (vapeando), desean molestar lo menos posible a quienes están a su alrededor.
Componentes:
los dos principales son el Claromizador o atomizador y la batería, comprado estas dos cosas por separado o en conjunto ya tenemos un vapeador, aunque para su uso es imprescindible tener también un cargador USB de la rosca correspondiente a nuestra batería y del liquido para poder vapear.

 y tambien es necesario 

 

Hasta ahora no hay estudios concluyentes de la inocuidad de estos dispositivos, pero los que se han realizado apuntan a que son mucho menos dañinos que los cigarrillos comunes, al no contener alquitrán, ni las 4.000 sustancias químicas que contiene un sólo cigarrillo, de las cuales más de 50 son altamente cancerígenas. Los componentes de los líquidos son usados desde hace mucho tiempo y se considera seguro su consumo (la mayoría se usan habitualmente en alimentación), pero se desconocen sus efectos al inhalarse durante largos periodos de tiempo. Los resultados beneficiosos poco a poco van ganando terreno sobre los comentarios negativos, incluso, algunos gobiernos ya se están planteando promocionarlos. Claro que lo ideal es que nadie fume, ni vapee, pero para quienes van a seguir fumando de todos modos, es una alternativa mucho más saludable.


En el proceso de vapear no hay combustión, el vapor que se produce es vapor de propilenglicol o vapor de glicerina vegetal que es inofensivo. Los estudios realizados hasta la fecha no han podido demostrar que en el vapor final producido se encuentre ninguna sustancia nociva para los de nuestro alrededor. Incluso cuando se vapea líquidos con nicotina, ésta no se ha podido detectar en el vapor exhalado. Además, al ser vapor, se disipa en cuestión de segundos por lo que no molesta a terceras personas.


La ley antitabaco no incluye a los cigarrillos electrónicos ya que no tienen tabaco ni existe combustión ni producen humo, con lo cual la prohibición no afecta a los vapeadores.

Aún así recomendamos, si estás en un sitio público consultar antes de usarlo. Y no usarlo nunca en presencia de niños ni en sitios con público infantil.

Seguimos informandote de todo aqui